Desde hace más de un año, Erreà Sport proporciona a Athletica Vaticana las prendas de competición y de representación, una colaboración que se espera que se fortalezca aún más con la primera Asociación Deportiva formada en el Vaticano. La colaboración entre Erreà y Athletica Vaticana se basa sobre todo en un terreno común de principios éticos y morales que distingue la identidad profunda de estas dos entidades y que ha posibilitado esta colaboración significativa. Estos valores prioritarios, ínsitos en la visión corporativa de Erreà, son aquellos por los que Athletica Vaticana nos eligió como proveedor de material técnico. El respeto fundamental por la salud de los atletas y de los consumidores garantizada por la certificación Oeko-Tex Standard 100 que certifica la seguridad de los productos Erreà, la extrema atención a la calidad y a la elección de los tejidos, el representar una marca que es un símbolo de la excelencia del Made in Italy en el sector de ropa deportiva, fueron los factores claves para una colaboración fructífera y muy prestigiosa. Una colaboración de gran importancia que el presidente de Erreà Sport, Angelo Gandolfi, comenta: «Nos sentimos sumamente honrados de participar en esta presentación histórica y estamos muy orgullosos de poder vestir a la representación deportiva de la Santa Sede con nuestras prendas deportivas y para el tiempo libre. Una colaboración que esperamos continúe en el futuro, de la cual estamos muy orgullosos por la armonía de intenciones y valores que la sustentan. Para nosotros es una colaboración única en la que pondremos toda nuestra experiencia y seriedad adquirida en el mundo del deporte y estoy seguro de que constituirá un objetivo importante y un enriquecimiento recíproco». Por su parte, Monseñor Melchor Sánchez de Toca, Presidente de Athletica Vaticana, explica: «Nos impresionó la atención por los derechos de los trabajadores, con la decisión de Erreà de no llevar la producción fuera de la Unión Europea e incluso a países donde existe la explotación de la mano de obra, sobre todo la infantil. Y también estamos de acuerdo en la atención a la calidad del producto, con un perfil ético y un respeto por el medio ambiente que se reconoce en las líneas de la encíclica “Laudato si’” de Papa Francisco».