Una de las series de campeonatos menos previsibles y más disputadas de todos los tiempos termina con la quinta victoria externa y el éxito de Greenyard Maaseik que, en el partido decisivo, recupera 2 sets de desventaja con el Knack Roeselare y se convierte así en campeón de Bélgica por 16ª vez en su historia.  

Un partido muy tenso que marcó un nuevo triunfo del equipo Erreà que se confirma como uno de los equipos de voleibol masculino más exitosos de la historia de Bélgica.  

¡Nuestras más sinceras felicitaciones