En Tokio, el equipo de Holanda, entrenado por Guidetti, se confirma como una montaña demasiado alta para ser escalada por Italia. En Japón, durante el torneo de clasificación a las Olimpiadas, el equipo italiano se rinde nuevamente ante las vicecampeonas de Europa con un rotundo 0-3 (21-25, 21-25, 14-25). Así, las chicas del equipo de Holanda vestidas por Erreà Sport, alcanzan a Italia en la cabeza de la clasificación, junto con Corea.