En la isla de Jeju (Corea del Sur) la selección nacional italiana de voleibol sentado festeja tras haberse ganado un puesto en el Campeonato del Mundo 2018 que se jugará en Holanda desde el 15 hasta el 22 de julio. Para las muchachas del director técnico Amauri Ribeiro la segunda victoria contra las anfitrionas de Corea del Sur fue decisiva, una clara derrota por 3-0 (25-12, 25-22, 25-7). Al sonar el pitido final, la selección italiana explotó de alegría, porque el objetivo alcanzado es un hecho histórico, no sólo para ellas sino también para todo el movimiento italiano de voleibol sentado, en el que Fipav está invirtiendo de manera importante. Como en el primer desafío contra las coreanas, Italia siempre ha dominado el juego, arriesgando sólo en el segundo set. En el tercero, en cambio, no hubo competencia e Italia venció su primera participación histórica en un mundial.